domingo, 23 de febrero de 2014

ADICCIÓN A LA PORNOGRAFÍA Y QUE GENERA

Los periodistas y los psicólogos son rápidos para describir y calificar a alguien como un adicto al porno, sin embargo no hay ninguna investigación científica sólida que demuestre que este tipo de adicción en realidad existe. 

Estas etiquetas se basan en el hábito de la frecuencia de visualización de imágenes de carácter sexual y sólo se describe como una forma de patología. Estas etiquetas ignoran los beneficios positivos que poseen. Así lo afirma David Ley, psicólogo clínico en la práctica, en Albuquerque, Nuevo México, y director ejecutivo de New México Solutions, un importante programa de salud mental. El Dr. Ley es el autor de un artículo de revisión sobre el llamado modelo de adicción a la pornografía, que se publicó en la revista de Springer, Reportes Actuales de Salud Sexual.
La adicción a la pornografía no fue incluida en el diagnóstico, recientemente revisado, del Manual Estadístico debido a la falta de datos científicos. Menos de 2 de cada 5 artículos de investigación (37%) sobre el comportamiento sexual de alta frecuencia, la describen como una adicción. Sólo el 27% (13 de 49) de los artículos sobre el tema, contenían datos reales, mientras que sólo un estudio psicofisiológico relacionado, apareció en 2013. 


El artículo de revisión del Dr. Ley destaca que son bastante pobres los diseños experimentales y carecen de rigor metodológico y les falta especificación del modelo de la mayoría de los estudios que lo rodean. 


La investigación encontró muy poca evidencia -o ninguna en absoluto- sobre algunos de los efectos secundarios negativos de la supuesta adicción al sexo. No había ninguna señal de que el uso de la pornografía esté conectado a la disfunción eréctil, o que cause algún cambio en los cerebros de los usuarios.
Además, a pesar del gran furor por los efectos de la exposición infantil a la pornografía, la utilización de material sexualmente explícito explica muy poco de la variación en los comportamientos de los adolescentes. Estos se explican mejor y por otras variables individuales y familiares. En cambio, el Dr. Ley y su equipo creen que los beneficios son positivos al ver este tipo de imágenes, y no lo hace una problemática de factor. Incluso puede mejorar las actitudes hacia la sexualidad, aumentar la calidad de vida y la variedad de comportamientos sexuales, así como aumentar el placer en las relaciones a largo plazo. 

Además, la pornografía proporciona una salida legal para comportamientos o deseos sexuales ilegales, y su consumo o disponibilidad se asociada con una disminución en los delitos sexuales, especialmente el abuso de menores. Los médicos deben ser conscientes de que las personas que reportaron adicción es probable que sean hombres, tienen una orientación no heterosexual y tienen una alta libido; además tienden hacia la búsqueda de sensaciones y tienen valores religiosos que están en conflicto con su conducta y deseos sexuales. 


Ellos pueden usar visualmente las imágenes como estimulante para hacer frente a los estados emocionales negativos o cuando disminuye su satisfacción con la vida.
Necesitamos mejores métodos para ayudar a las personas que luchan con el uso de alta frecuencia de los estímulos sexuales visuales, sin categorizarlos, señaló el Dr. Ley, quien es crítica fuertemente las prácticas lucrativas que rodean el tratamiento de la llamada adicción a la pornografía.
En lugar de ayudar a los pacientes que pueden tener problemas para controlar la visualización de imágenes de carácter sexual, el concepto de ‘adicción a la pornografía’ parece alimentar a una industria con ganancias secundarias que se basan en esta idea, concluyó.
Si quieres saber más sobre este estudio, visita: http://www.springer.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario