miércoles, 30 de julio de 2014

EL MAPA QUE MUESTRA LA PEOR VERGÜENZA DE ESTADOS UNIDOS

La imagen se repite prácticamente todas las semanas. Coches de policía, sirenas, lágrimas y caras de terror y dolor. Es tan frecuente que muchos estadounidenses ya se preguntan cómo es posible que en un país tan desarrollado como el suyo ocurran con tanta frecuencia tragedias así. Hablamos por supuesto de los tiroteos en las escuelas de Estados Unidos que han alcanzado una cifra crítica ante la impotencia de unas autoridades que no saben cómo evitarlos.
Los datos son escalofriantes y muestran claramente que es necesario actuar con premura. Y es que desde que se produjo el salvaje ataque a la escuela de Sandy Hook, en Newton (Connecticut), en el que murieron 28 personas incluyendo el asesino y su madre en diciembre de 2012, ha habido 74 tiroteos más en escuelas.
74 en apenas un año y medio, una media altísima de uno cada 7,35 días, tal y como alerta el grupo popular de control de armas puesto en marcha por Michael Bloomberg, exalcalde de Nueva York.

 El mapa, publicado en Twitter por el editor del Huffington Post, Mark Gongloff, en el que se muestran los lugares dónde se han cometido todos estos tiroteos enseña claramente que no hay un patrón determinado ni tiene una incidencia mayor en unos lugares que en otros. Estos ataques se han producido por todo el país, aunque sí es cierto que en el lado este abundan más que en el oeste.
A tal punto ha llegado el nivel de alerta que el propio presidente Obama ha querido poner el foco sobre el asunto. “Somos el único país desarrollado en la Tierra en el que ocurre esto. Y ocurre una vez a la semana”, manifestó durante una sesión de preguntas en Tumblr.
Las asociaciones a favor de la limitación de armas llevan tiempo pidiendo una solución mientras que sus adversarios afirman que hay fallos en el sistema de salud mental del país y que hay que lograr que estas personas estén alejadas de las armas todo lo posible.
Estados Unidos no tiene el monopolio de los locos. Y sin embargo nos matamos los unos a los otros en estos tiroteos masivos que tienen tasas más altas que en ningún otro lugar”, comentó al respecto Obama.
De momento lo único seguro es que los gobernantes deben intervenir cuanto antes para que situaciones tan dramáticas no se sigan repitiendo constantemente. Desgraciadamente la reforma sobre el control de armas que propuso el presidente sigue guardada en un cajón tras ser tumbada en el Senado. Mientras tanto, la gente continúa muriendo ante la pasividad de unas autoridades que hace mucho que debieron tomar cartas en el asunto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario